jueves, 26 de abril de 2012

II Marcha Sportful-Arueda.com

Mi primera marcha cicloturista de la temporada ha sido la 2ª edición de la “Sportful-Arueda”, el domingo 22 de abril,  con salida y llegada a Rosas. Un recorrido de 118kms y 2200 mts desnivel, entre los cuáles estábamos Xavi, Carles, y yo.



De camino, no las teníamos todas con nosotros: el cielo lleno de nubarrones, 12º de temperatura, teníamos claro que iba a llover; pero al final no fue así. Por suerte, tampoco soplaba la tramontana.


Llegamos al polideportivo de Roses, punto de encuentro para el control, la entrega de una pulserita para el avituallamiento de la marcha y de la comida del final. La característica de esta marcha es que no es competitiva y por tanto no dan dorsal. Daban la opción de alquilar el chip para todo el que quisiera  controlar el tiempo desde el km.13, inicio del primer puerto hasta el km 78 final del último puerto.

A priori, las mayores dificultades fueron el Alt de Alt de Sant Pere de Rodes y el temible Col de Banyuls; tal como lo calificó la organización en su web arueda.com

 A falta de 5' nos plantamos en la salida; junto al arco de meta seríamos  poco más de 100 participantes. Tal como estaba el cielo y la prevision del tiempo hizo que muchos se lo pensaran. De los que estábamos allí, casi a ninguno le faltaba el chubasquero en el bolsillo del mallot.


La salida es tranquila, sin stress, ni estirones; salimos en pocos metros a una carretera. Progresivamente la velocidad va aumentando. En los primeros 7 km se va enfilando el pelotón y se van haciendo pequeños cortes. Los siguientes 4 kms rodamos en un grupo hasta el inicio de puerto en el km 13,700 en este punto estaba situada la alfombra del control del chip. Este puerto, el Alt de Sant Pere de Rodes, es de 8kms; con una constante entre un 6 y 7% de desnivel.
Carles y Xavi me esperaron arriba en la cima. Seguía nublado y sin llover. Una vez arriba el aire soplaba más fuerte. La organización nos anunció que el descenso era peligroso, el asfalto bastante bastante rugoso, con zonas de gravilla y algunos baches. En cuanto empecé a bajar, tras una curva, el impresionante Monasterio de Sant Pere de Rodes surge de la ladera de la montaña… la vista de la costa abrupta, el mar, entre acantilado y acantilado, la bahía a los pies…..

Descenso y Monasterio Sant Pere de Rodes

Bajamos al Port de la Selva, seguimos por Llançà, y de nuevo otra subida, los ascensos del Coll de Sant Anton dirección Colera, y del Coll del Frare.




Llegamos a Portbou, que nos lleva a la frontera con Francia a través del Coll de Belitres, un puerto muy regular de 3,4km para llegar a Cerbère.
Cada vez que coronamos un coll, no perdemos la imagen tan espectacular de la costa que se divisa desde la cima. Sigue siendo impresionante, el pequeño pueblo pesquero entre los acantilados, el mar sereno… Durante varios kilómetros, subiendo y bajando, vamos pasando varios pueblos costeros a la vez que vamos avanzando por el litoral  mediterrano hacia el norte. El cielo tan encapotado de nubes no desluce la belleza del paisaje. Los descensos, los disfruto, me imagino que estoy en una de esas carreras italianas, con multitud de curvas 180º.

 A medida que seguimos, el grupo va quedando disperso, en las subidas nos vamos encontrando a los mismos compañeros de viaje. 


 De Cerbera a Banyuls sur mer, la carretera atraviesa una zona de viñedos. Llevamos 68kms, nos devíamos hacia el interior. Unos kms y entramos ya en el desvío del principio del Col de Banyuls. Uno de los organizadores nos avisa que los 7kms primeros son suaves y que cuando comience el asfalto bueno, nos encontremos las rampas del 15 y 20% durante 2kms.
Comenzamos una carretera estrecha que está mal asfaltada, hay gravilla y baches contínuos en bastantes zonas, que vamos sorteando como podemos. ¡¡Sólo pienso en no pinchar!! Aquí nos hemos encontrado un grupito; esta parte no tiene gran dificultad pero se vuelve a romper el grupo…

 Ya veo la recta donde cambia el asfalto y el rampote, tengo delante dos haciendo eses y clavados; yo comienzo la dura ascensión, avanzo unos metros, no tengo apenas fuerza, mis piernas están castigadas y voy tan clavada que al final pongo pie a suelo. Descanso unos segundos y me dispongo a arrancar, se me acerca el organizador en moto, y me pregunta si todo va bien, sí, le respondo….. voy a arrancar de nuevo… me pregunta de nuevo cómo voy ha hacerlo…me coloco casi perpendicular a la cuesta y lo consigo ¡¡Bien!!. Me va a durar poco, la rampa sigue subiendo al 20% y con todo el desarrollo puesto, tengo que avanzar y volver a descansar. Delante de mí, veo a alguno caminando, otro haciendo eses, otros descansando en la curva y comentando la jugada.
¡¡Así vamos todos los que estamos ahí!!. Cuando de repente pasan Xavi y Carles, pim pam subiendo…del tirón hasta la cima.Una última arranca y ya hasta el final. Los últimos metros seran del 15%

.
Col de Banyuls (vertiente francesa)

Diviso la cima, ya me estoy acercando. Xavi y Carles animando y haciendo fotos. Kilómetro 77,8 de la marcha, Col de Banyuls frontera con España. ¡Lo peor ya ha pasado!. Lástima que en el avituallamiento sólo quedaba líquido, la organización se quedó corta.

últimos metros
Cima Coll de Banyuls

Hemos superado el último puerto, y la bajada de 10 km por la vertiente catalana es estrecha y con varios pasos canadienses en los cuales hay que tener precaución. 

Banyuls al fondo

Banyuls (vertiente catalana)

 Continuamos bajando por una carretera que nos permite coger velocidad para afrontar los pequeños repechos del 10%. También encontramos pasos canadienses pero en subida. Es una carretera sin tráfico y dentro de un marco paisajístico muy bonito. Este tramo está entre “Rabós” y “Vilamaniscle”.
De aquí a Rosas, la meta, nos quedan 18km con tendencia a subir y con bastante aire de cara, los afrontamos haciendo relevos. Entre tanto, nos aparece dos veces el mismo motorista de la organización; la primera vez se para en la cuneta de la carretera y nos va dando plátanos mientras pasamos; la segunda vez se coloca en marcha en paralelo de cada uno de nosotros, ofreciéndonos chocolate “kit kat”… Suerte de esto…aunque quedaban pocos kilómetros, íbamos vacíos.
Entramos en Roses, atravesamos el pueblo y llegamos a meta.
Allí, dentro del polideportivo pasamos por el control, nos dan una camiseta técnica Sportful, y unos calcetines.  Y por fin a comer!! Butifarra, pinxos, llom, pa amb tomàquet, bunyols de l’Empordà, beguda, fruita….. Boníssim!



Un recorrido muy bonito y exigente, con una organización controlando desde el principio al final el desarrollo de la marcha. Los organizadores han destacado que para la próxima marcha mejoraran respecto al avituallamiento, situando dos puntos, ya que el año pasado les pasó lo contrario, que había sobrado mucho y apenas paró gente.

martes, 17 de abril de 2012

LA PORTALS. 3ª Volta Btt a Montserrat. 57kms

Aunque Collbató está relativamente cerca, me salió la oportunidad de ir con Angeles y Pere el día anterior de la prueba. Como Pere tiene una autocaravana inmmensa, y aprovechando que el sábado se podía recoger el dorsal y se realizaban actividades, entre otras el show Freestyle, y una charla sobre temas varios con ex-ciclistas profesionales de la carretera Angel Edo (a quién este año le hacían el homenaje), Marino Lejarreta, Melcior Mauri, y en activo de la btt Israel Nuñez, Milton Ramos, .


Mientras esperabamos para la recogida de dorsales, lo primero que ví fue a una cara conocida, y no un amigo, sino el mismisimo ex profesional Marino Lejarreta. No me faltó tiempo para decírselo a Angeles y nos lanzamos a pedirle si no le importaría que nos hiciéramos una foto cada una. Mientras yo le hacía una, su mujer me decía a mi lado "sácalo bien guapo".. son simpáticos de raza.
Mientras continuabamos en la cola rodeando el circuito del show freestyle, pudimos ver las maravillas que hacen, todos los que estabamos allí alucinabamos, con sus mini biciletas lanzandose de una rampa a otra, haciendo saltos en el aire, calentando motores, para acabar haciendo unas piruetas impensables. Un comentario de los que hizo Angel Edo, es que no se subiría por una de esas rampas, tenían una verticalidad increible.




 
Nuestro hotelito....pedazo autocaravana.
foto por Angeles



Preparados para la salida


 
La hora de salida 8:30. El termómetro marcaba 8º, y el tiempo parece que nos va a dar una tregua hasta el final. Se veían bastante nubes y zonas despejadas. Ya preparados, nos hicimos las fotos de rigor antes de empezar. La salida fue escalonada. Los primeros metros se hicieron por las calles del pueblo de Collbató, y ya nos desviaron para una pista de tierra. Los primeros 15kms iban a ser intensos hasta llegar al 1er avituallamiento.   Dos trialeras largas de subida  que no evitó que con tanta gente se hiciera el tapón que ya nos habían avisado. Pie a suelo y a caminar arrastrando la bici avanzando despacio. Angeles y Pere ya los había perdido de vista al principio. En esta cola, te podías entretener escuchando a unos y a otros, comentado por ejemplo ...que si ya es difícil subirla uno solo, con tanta gente es imposible. Yo no puedo evitar pensar que dura es la btt.

Al coronar después de la segunda trialera de subida, sobre el km 15 donde se encontraba el 1er. avituallimento, hago la parada  para beber alguna bebida isotónica y algo de fruta, como había pensado hacerlo en todos los avituallamientos. A partir de aquí, comienza una larga bajada de pistas hasta enlazar con la carretera (momento en que ya dejamos el parc natural de la muntanya de Montserrat) y continuar por el asfalto unos 2kms. Nos desvían a una pista pedregosa en algunos tramos, en la que los más kamikazes se lanzan como balas. Hace tiempo que no hago btt, pero intento bajar lo mejor que puedo. Nos vamos alejando de Montserrat, dirección Marganell, y siempre manteniendola a la vista. 

Ya veréis que en el gráfico, siempre hay piquitos de desnivel, es un sube y baja constante. Cuando llevas unos kms, te das cuenta que vas coincidiendo con las mismas personas.  También hay que decir que en estos grupos siempre hay el que sube mejor, se adelanta y los espera al final del repecho, y es cuando yo vuelvo a coincidir. Uno de los casos un grupo en el que uno de ellos siempre se adelantaba, el cual llevaba un cascabel debajo del sillín, y que los ví varias veces. Me fijaba porque siempre oía acercase el sonido del cascabel. Este hombre al final me hizo un comentario... que mira que bien que vas sola y constante, yo le contesté que ya le tenía visto por el cascabel, jajaj va y me dice claro entonces no es por lo guapo que soy...ahí resuelvo la situación, y con una sonrisa le contesto que siempre le veo por detrás.

Entre tantos corredores siempre hay algún  personaje curioso. No tuve más remedio que fijarme, en un señor que llevaba un iphone en la tija del manillar con un pequeño altavoz, que se oía a distancia. Cuando lo oí la primera vez, lo pasé subiendo  pude ver que llevaba una btt rígida sencilla, con un manillar de carretera. La segunda vez que lo encontré, me rebasó en la bajada de un sendero pedregoso, cogido en la parte inferior del manillar, al más puro estilo clasicómano, y en pocos segundos se fue alejando. La verdad que se le veía con un dominio espectacular.
Aprox. sobre el km 30 al 35 antes de llegar a Monistrol, predomina las pistas con llanos. Uno de ellos me llama la atención y no puedo evitar pararme para hacer una foto. Sales de un camino arbolado y de repente se abre una imagen para recordar. La impresionante montaña de Montserrat emergiendo por mi derecha, en una lejanía cercana, al mismo tiempo que los rayos de sol se reflejaban en toda la pradera, y en la que una serpiente coloreada de ciclistas avanzaba sobre el sendero. Un contraste de imágenes y colores que me pareció mágico.
aprox. km 30 a 35. Montserrat a la derecha, pero mi cámara no pilla el angular.
Llegar a Monistrol de Montserrat, significa que sólo quedan 20km hasta el final. La entrada al pueblo, nos hacen pasar  por un carrer adoquinado que con la btt es puro trámite. Continuamos por la parte antigua del pueblo y pasamos por la última calle estrecha que nos lleva  al cruce con la carretera. Nos dan paso para cruzarla y pasar por el puente. Ya dejamos el pueblo  y nos desvían a un sendero estrecho y llano con mucha vegetación, junto al río. En el camino nos vamos encontrando grandes charcos que ocupan el ancho del sendero. Aquí se trata de observar a los que van delante de mí y ver si el charco es muy profundo y buscar la mejor trazada para pasarlo. 
Este sendero es un terreno fácil,  luego empiezan a aparecer algunos repechillos muy cortos y otros no tanto que te rompen el ritmo y la musculatura ya está fatigada. 
Llego al 3er avit. En todos encuentro que falta algo sólido, sólo hay plátanos naranjas, y un coctel de trocitos fruta seca, bebida isotónica, agua, cocalcola, suerte que llevaba una barrita. Como en todos sólo hago una parada no superior a 5' para evitar que la musculatura se enfríe y recuerde lo dolorida que está.. En éste, también hay asistencia mecánica por si nos hace falta.
Arranco y se cruza la carretera, donde nos van dando paso los Mossos. Aquí comienza otra pista de subida durante pocos kms, y a continuación una bajada pedregosa (aquí fue donde me pasó el de la bici  con el manillar de carretera), con Montserrat al fondo (ver foto).:

bajada pedregosa direc al 4 avituallamiento

Llego al 4º avituallamiento, éste esta muy cerca del 3º que habíamos pasado y hay poca gente. De repente oigo que nos dicen: "hay galletas de cocholate" casí me lanzo, ya tenía hambre y me esperaba un buen rato para llegar al final. La organización nos anima y nos dicen que quedaban 8km de buena subida hasta Collbató (el final de la Marcha). Aunque hoy no iba fina de piernas, si que voy a un ritmo constante, y buscando la agilidad en el pedaleo. 
Ya falta poco. Cuando pasamos el pueblo de Esparreguera, seguimos subiendo. Mirando el cuentakilómetros, calculo que quedan 2kms. Debo estar acercándome, porque me encuentro gente paseando, y la voz de un pequeño cogido de la mano de su madre que nos dice "ya queda poc".

Por fin Collbató, entrada al pueblo y veo  la llegada al pavelló, con vallas a la entrada indicando a modo de recibimiento el arco de meta. Se recorren en bici unos 20 mts dentro y meta. Vaya ambientazo había. Te dan la bolsa con regalos varios y el ticket del bocadillo y la bebida. Esta lleno de bikers descansando, charlando con el grupo, esperando a algún compañero. Me dirijo a la barra para recoger mi bocata. Llamo a Angeles y Pere que ya habían llegado, y ya estaban en la autocaravana. Yo quise disfrutar de todo este ambiente, sentarme en una de las zonas de jardín a comer y beber mi merecida coca cola tranquilamente, y ver como iban llegando más participantes.

Una marcha de btt muy recomendable porque el recorrido está en un marco incomparable, lleno de distintos paisajes y una organización muy atenta en todos los aspectos.